Carlos Álvaro Flores Cochachín era un trabajador del Programa Nuestras Ciudades del Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento que falleció a causa de la COVID-19 el pasado 15 de enero. 

La muerte del colaborador de 46 años se dio a conocer a través de redes sociales, lo que sería una serie de incumplimientos en los protocolos de trabajo presencial y bioseguridad dentro de la institución.

“En el caso del señor Flores Cochachín, el MVCS tomó conocimiento de su caso. Al día siguiente de su hospitalización la Oficina de Recursos Humanos se contactó con la familia para brindar el apoyo necesario. Se realizaron coordinaciones con diversos nosocomios para conseguir una cama UCI, lo cual no fue posible conseguir debido a la cantidad de casos reportados por el propio Minsa”, señaló el referido ministerio a El Comercio.

Por su parte, Mary Burgos detalla que el doctor que atendió el caso explicó que el exceso de peso complicó la condición de su esposo. Además, sostiene que en todo el tiempo que Carlos trabajó de manera presencial nunca tuvo ninguna observación respecto a su estado físico por parte de ningún jefe, coordinador o médico ocupacional del ministerio

One thought on “LA MUERTE DE UN TRABAJADOR DEL MINISTERIO DE VIVIENDA PONE EN DISCUSIÓN LOS PROTOCOLOS DEL TRABAJO PRESENCIAL”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *