En un macabro descubrimiento, las extremidades y el tronco de un cuerpo descuartizado fueron encontrados cuidadosa y meticulosamente envueltos en bolsas con signos de quemaduras y enterrados en diversas áreas de un cerro ubicado en un cerro de Jicamarca, en Huarochirí.

El hallazgo fue reportado por un vecino a los policías de la comisaría de la localidad. Los patrulleros llegaron rápidamente y, tras confirmar que se trataba de un cadáver mutilado, informaron a otras autoridades, incluyendo al representante de la Segunda Fiscalía Provincial Penal Corporativa de San Juan de Lurigancho, zona alta, peritos de Criminalística y la Unidad Médico Legal 1 de San Juan de Lurigancho.

Con cautela, las autoridades removieron la tierra. Lo primero que encontraron fueron las piernas, quince metros más adelante dieron con el tórax, y siguiendo con la búsqueda, toparon con las demás partes del cuerpo, exceptuando la cabeza.

El área es de alto riesgo, empinada, rocosa y desolada, lo que complicó las labores de rescate. Todos los participantes llevaban mascarillas debido al intenso y nauseabundo olor. Luego de más de cinco horas de diligencias, los restos fueron levantados y trasladados a la Morgue de Lima. El siguiente paso es identificar a esta persona que fue atacada con absoluto salvajismo.

Byadmin

admin